Saltar al contenido

¿POR QUÉ ELEGIR VEGANISMO?

MUCHOS HABRÁN OÍDO HABLAR DE OVO-LACTO-VEGETARIANO, OVO-VEGETARIANO, LACTO-VEGETARIANO, VEGETARIANO ESTRICTO, Y VEGANO. LAS PRIMERAS 4 DEFINICIONES SE BASAN EN ELECCIONES DIETÉTICAS. ES DECIR, NINGUNO COME CARNE DE NINGÚN TIPO, PERO EL OVO-LACTO INCLUYE HUEVOS Y LÁCTEOS, MIENTRAS QUE EL VEGETARIANO ESTRICTO NO CONSUME NADA DE ORIGEN ANIMAL:

Pero entonces, ¿quién es el VEGANO? El VEGANISMO es una postura mucho más abarcativa, y NO solo se limita a elecciones alimentarias, sino también a vestimenta, entretenimiento, productos y conductas éticas. Un vegano no consume ningún producto de origen animal (ni carnes, ni lácteos, ni huevos, ni miel), tampoco utiliza vestimenta con materiales de origen animal como cuero, piel, lana, plumas y seda. Tampoco visita zoológicos ni circos con animales, ni usa productos que son testeados en animales o contienen algún ingrediente de origen animal, incluyendo maquillaje y productos de limpieza. El vegano respeta a los animales y lucha por su bienestar en todas las esferas de su vida. Por eso se afirma que el VEGANISMO no es una “dieta”, sino una forma ética, justa y moralmente correcta de vivir, donde los animales son considerados nuestros pares y no seres inferiores. Donde entendemos que sienten dolor, desesperación, felicidad y cariño de la misma forma en que nosotros experimentamos esas sensaciones. Los métodos agrícolas modernos obligan a los animales a vivir en condiciones que la mayoría de las personas no pueden siquiera imaginar (te invito a que visites la SECCION “Videos y Documentales”). Ser VEGANO significa ser consciente de todas esas cosas y actuar acorde a esos principios.

Además del bienestar animal, hay personas que deciden volverse vegetarianas por su salud. Ya está demostrado por la ciencia que no necesitamos de ningún alimento de origen animal para gozar de buena salud.

Y no solo eso, sino que además la “alimentación basada en plantas” (otro término para nombrar la alimentación vegana o vegetariana estricta) otorga un plus de beneficios cuando está bien planificada:

Las personas vegetarianas suelen presentar un IMC (Índice de Masa Corporal) inferior en comparación con el resto de las personas. Los motivos serian el alto consumo de fibra y la baja densidad calórica de los alimentos vegetales que contribuye a la saciedad y reduce la ingesta de calorías.

La dieta vegetariana es un factor protector contra la diabetes y tiene varias explicaciones. Al promover un peso corporal sano, la alta ingesta de fibra, la reducción de grasas saturadas, y contener numerosos alimentos de índice glucémico bajo, mejora la sensibilidad a la insulina y previene la diabetes tipo 2. En pacientes que ya son diabéticos, la dieta vegetariana sirve como tratamiento y además existen casos donde se revirtió la enfermedad.

La población vegetariana tiene ciertos factores protectores del sistema cardiovascular, entre los cuales podemos mencionar: el bajo IMC, el mejor control de la glucosa, valores menores de tensión arterial y por lo tanto, menor probabilidad de hipertensión, menores niveles de triglicéridos y valores inferiores tanto de colesterol total como de c-LDL (colesterol “malo”). Los vegetarianos además presentan un mayor consumo de antioxidantes y fitoquímicos, que reducen la oxidación del colesterol LDL y mejoran los marcadores inflamatorios (relacionados con la enfermedad cardiovascular).

Varios estudios han demostrado una menor incidencia de varios tipos de cáncer en la población vegetariana, sobre todo el cáncer gastrointestinal. En la población vegetariana, y principalmente en la vegana, se han encontrado bajos valores de IGF-1, un factor que se ve aumentado con ciertos alimentos de origen animal como carnes y lácteos y podría ser responsable del crecimiento de células tumorales. El alto consumo de alimentos de origen vegetal significa mayor ingesta de antioxidantes y fitoquímicos (como la curcumina, genisteína, resveratrol, licopeno), que tienen efectos protectores contra el cáncer. Los alimentos de soja (que son de consumo frecuente en este tipo de alimentación) han demostrado reducir tanto el cáncer de mama como el de próstata. En contraposición, las carnes rojas y procesadas se relacionan con un riesgo más elevado de cáncer de colon, estómago y posiblemente de vejiga. Hay evidencia de que el alto consumo de lácteos incremente el riesgo de cáncer de próstata.

Menor riesgo de padecer divertículos, menor formación de cálculos renales y biliares, mejoría de los síntomas de la artritis reumatoide.

Y por último, quiero mencionar que la alimentación vegana REDUCE LA HUELLA ECOLOGICA. Este concepto sirve para medir el impacto ambiental que suponen las actividades humanas. Según datos del estudio publicado en la revista Public Health Nutrition en 2014 (“The environmental cost of protein food choices”), para obtener un kilogramo de proteína procedente de porotos alubias se necesita dieciocho veces menos tierra, diez veces menos agua, nueve veces menos combustible, doce veces menos fertilizante y diez veces menos plaguicidas que para producir un kilo de proteína procedente de carne de vaca. Además, la dieta vegetariana genera 35 veces menos CO2 (dióxido de carbono) que la dieta carnívora. El exceso de emisiones de CO2 es una de las principales causas del calentamiento global provocado por el aumento del efecto invernadero.

Espero que después de leer toda esta sección, encuentres
más de un motivo para hacerte vegetariano!